domingo, 15 de febrero de 2015

Películas para ver en Carnaval.

Carnaval, la época del año en la que dejamos de ser nosotros para convertirnos en monstruos, superhéroes o cualquier cosa que siempre hayamos querido ser. Originalmente surgido para desmadrarse antes de Cuaresma, ahora nos hemos quedado solo con lo bueno: desmadrarse.
Por eso, es la ocasión ideal para recuperar esas películas en las que el ocultamiento de la identidad es algo fundamental. Solo necesitas tu disfraz de Jason y buen humor para disfrutarlas.
Drácula de Bram Stoker
No es mi versión favorita de las aventuras de este vampiro (esa sería la versión de 1958 con el carismático Christopher Lee), pero en esta el disfraz del vampiro es más importante. Se puede ver al gran actor Gary Oldman acechar a Winona Ryder y al imperturbable Keanu Reeves mientras se oculta como todo buen vampiro. También se introduce el elemento romántico del vampirismo sin ridiculizarlo como en Crepúsculo. Imprescindible para los amantes de este género.
"Sí, claro que estamos en el año de la recuperación..."


Basket Case
Esta película de bajo presupuesto trata precisamente de ocultarle al mundo un lado oscuro. Un joven bueno y atractivo viaja a la ciudad con una cesta en la que esconde algo horrible. Se nos muestra el amor, la venganza, la envidia y una crítica a la represión que nos impone la sociedad. Y también sale un monstruo muy feo que rompe cosas. Ideal para ver con los colegas.
"¿Se han ido los lectores ya?"


Super
Ah, los superhéroes. Existen por nuestro deseo de ser algo mejor, por eso Superman tiene a Clark Kent. Algún día hablaré del tema en otra entrada, hoy me limitaré a recomendar una de mis favoritas de este género. Super recoge el deseo del que hablo. Es una película similar a Kick-Ass en el planteamiento pero muy superior en la ejecución por su mayor realismo y mejor tratamiento del humor. Su director, James Gunn, acabó dirigiendo una película de superhéroes "de verdad": Guardianes de la Galaxia. Esta, aunque entretenida, no se acerca ni de lejos a Super.
Y Boltie es la leche.


Tesis
La primera película de Amenábar y una de mis preferidas dentro del cine español. Trata sobre la faceta sádica que todos ocultamos, sobre nuestra fascinación por la violencia. Lleva a cabo una reflexión sobre esto a través de una historia de misterio en la que vemos que una película puede llegar a matar. Habrá quien piense que incluirla aquí no tiene sentido, pero yo la considero muy adecuada.
Si en Super Boltie era la leche, aquí lo es Chema.


La Huella
Esta película, protagonizada por Laurence Olivier y Michael Caine, es uno de los mejores filmes de misterio que existen. Hasta el final, el espectador no sabe realmente lo que está pasando, y eso es bueno en una película de estas características. El carisma de los actores también contribuye a su calidad. Hay un remake que no he tenido ocasión de ver, pero las críticas que he leído la dejan por los suelos.
"¡Jajajajajaja!"


La invasión de los ladrones de cuerpos
Aquí está el plato fuerte: la película de serie B con más puntuación en Filmaffinity. Algunos la han querido ver como una muestra del miedo al comunismo, otros como crítica al adoctrinamiento de la sociedad. Independientemente de esto, lo importante es que se trata de una de las películas de ciencia ficción más influyentes de la historia. Maneja muy bien la tensión y tiene un final inmejorable, de esos que se te quedan grabados en la mente. Esta recomendación vale por dos, ya que la versión de 1978 es también bastante buena.
En serio, vedla.


Esto es todo por hoy. Que lo paséis bien y no os preocupéis si no encontráis un disfraz de Jason: el de Darth Vader también vale.
¡Hasta otra a todos mis lectores (sí, sí, a los dos)!



viernes, 13 de febrero de 2015

Películas para ver solo (o sola) en San Valentín.

Que San Valentín es una mierda lo sabemos todos. No es solo el carácter comercial de esta mal llamada festividad (en serio, ¿de dónde salió?), sino lo dolorosa y clasista que es para algunos.¿Qué pasa, si no tengo novia no puedo celebrar nada? Esto discrimina a un sector de la población del que formo parte, una minoría que no lograría ligar ni con un mono en una isla desierta. ¿No merecemos una celebración también? Esto ya es como el Día de los Trabajadores en España... ¡No luché en Vietnam para que todo quedara así!
Perdón, un lapsus. Como iba diciendo, es evidente que este día se ha celebrado para vender más cosas rosas y bombones... y para colarnos películas estúpidas. Ponga cualquier canal español de televisión y comprobará que, debido a la colonización cultural que sufrimos ahora mismo, todos están repletos de chorradas sentimentales. Ante esta invasión descarada de filmes con altos niveles de glucosa, solo queda una salvación: películas en las que el amor quede ridiculizado de tal forma que no nos importe que el nuestro no sea correspondido, películas llenas de cutrez y violencia que nos distraigan de la certeza de saber que moriremos solos. A continuación, seis películas para ver en San Valentín sin pareja:
Superman II
Empecemos con la más ñoña de todas, y así nos quitaremos pronto el azúcar para entrar en faena de verdad. En esta película veremos al superhéroe más famoso del mundo enfrentarse a tres peligrosos criminales de su planeta mientras trata de decidir si contarle a Lois Lane su secreto. Esta última "misión" hace que el componente romántico esté más presente aquí que en la primera parte, y se trata de un amor bastante edulcorado. Entonces, ¿qué hace aquí? ¿Qué la diferencia de las otras historias de amor? Pues el alto nivel de frikismo, claro está, y lo absurdo de algunas situaciones. Y, coño, aunque sea algo inocente es una emocionante película de aventuras que no envejece. ¡Ah! Y la música es la leche.
¡Míralos qué bonicos!


REC 3

Entramos ya en terreno pantanoso. Seamos sinceros: como secuela de REC es una mierda. Como película... tampoco es muy buena. Pero, si la ves sin pretensiones, es muy entretenida. Aquí se abandona la cámara subjetiva y se reduce todo a la supervivencia zombi en una boda, con su punto de humor. Su punto fuerte es que reconoces a los personajes, podrían ser tus vecinos o tu familia. Aquí verás morir de manera horrible a ese cuñado o suegro que tanto odias. Y eso mola. Hay amor, ya que los novios se buscan el uno al otro en ese caos. También hay personajes secundarios entrañables que no son solo carne de cañón... bueno, un poco sí.

John Esponja, el mejor personaje.


El Ejército de Las Tinieblas
Es una tercera parte (nunca fueron buenas), pero cuenta con un resumen bastante útil al principio. De todos modos, recomiendo ver las otras dos: son películas entretenidas de terror que mantienen su encanto. La grandeza, sin embargo, está aquí, cuando el terror en una cabaña abandonada se convierte en una peli de aventuras en la que un tipo con una motosierra por mano y su "palo de fuego" se enfrentará a un ejército de no muertos en la Edad Media. Además, tendrá que salvar a su amada del Ash malo, su reverso tenebroso. El director, Sam Raimi, cometió un patinazo con Spiderman 3, pero por cosas como esta se le perdona todo.
"You talkin´ to me?"


Sore Losers

Se podría discutir si la película anterior es de serie B, pero con esta no hay duda posible: esta es casposa como ella sola. No sabría explicar si la película es buena o mala, hay que verla para tener esa experiencia casi psicodélica en la que nos encontraremos violencia, sexo, cómics de los 50... El argumento, en un principio tan absurdo que no podría considerarse tal, cobra sentido al final. Y hay una historia de amor entre el friki psicópata Michael y la mujer forzuda Goliatha. ¿Necesitas más motivos para verla? Te los daré: agentes del FBI del espacio que lanzan rayos por los ojos.
De Kerine también te vas a enamorar.


El templo del oro
En esta película hay una historia de amor. Y sale Chuck Norris. Ese debería ser motivo suficiente para verla en San Valentín, pero daré más datos; el actor es aquí es una especie de Indiana Jones de serie B que tiene por enemigo a un tipo extraño con un parche y a un general que le ata cuando podría matarle. Esta peli es rara: podrás ver a Chuck haciendo de las suyas, es decir, repartiendo caña allá a donde va, pero a la vez una nueva faceta suya de tipo bonachón y sonriente. Solo por eso vale la pena verla. 
"¡Se sienten, coño!"


Poultrygeist: Night of the Chicken Dead

No, no hace falta que te limpies los oídos. Bueno, si los tienes sucios sí, ¡guarro! Pero has oído bien: la noche de los pollos vivientes. Esta parodia de la primera película de zombis caníbales de la historia está dirigida por Lloyd Kaufman, el visionario detrás de El Vengador Tóxico y Sgt.Kabukiman NYPD.  Este largometraje de serie B trata sobre un joven que va a trabajar en un restaurante de comida rápida construido encima de un cementerio indio para vengarse de su novia, que se ha vuelto lesbiana en la universidad y protesta contra las actividades de esta cadena de restaurantes. Lo tiene todo: sexo, violencia, crítica social, sexo, pollos zombis, violencia, humor negrísimo y políticamente incorrecto, sexo, violencia... Es la película que me llevó a realizar esta lista: esta "obra maestra" te ayudará si estás a dos velas en este día de mierda. Y me he dejado lo mejor para el final: es un musical. Un maldito, jodido y bastardo musical.
El propio director sale en la peli... Hay que quererle.


En definitiva, estas películas te ayudarán a soportar la tortura anual del 14 de febrero. Para pasar ese día con dignidad y burlarte de los enamorados en tu intimidad, debes verlas.
O una porno. Una porno también vale.